Archivo

Powered by mod LCA

Esta sección reúne, a manera de archivo, diversas reflexiones que, sobre la difícil situación que vive Grecia, he ido publicando en los últimos tiempos a la par de los hechos. Han surgido en Atenas, del contacto diario con la calle, con el abuso, con la mentira, con la pasividad, con la impotencia y con la injusticia. Afortunadamente, han encontrado eco en numerosos rincones del ciberespacio, han corrido de blog en blog, han llegado a los medios “oficiales” y, en ocasiones, han regresado en forma de pequeños mensajes para darme la más profunda alegría que puede recibir quien pone por escrito un pensamiento: la de saber que hay alguien, en algún lugar, que agradece leerlo. Todos esos testimonios –los que me apoyan y los que me critican– me han ayudado a comprender mejor el mundo en que vivimos. Por eso merece la pena escribir.

 



 

 

Mi agradecimiento
especial al periódico
La Nueva España ,
al sitio web
La Pasión Griega
   y a todos los que
dan alas a mi voz.

Grecicienta

Artículo sobre las elecciones en Grecia, publicado en la revista Contexto (21/9/2015)

Pulse AQUÍ para leerlo

TV3

Entrevista en directo en TV3, "Els Matins"  14 de julio de 2015 

Hace apenas dos días, en un controvertido referéndum –celebrado en un clima de miedo y extorsión, con los bancos cerrados como medida de presión y con unas colas en los comedores de beneficencia mucho más largas e inadvertidas que las de los cajeros automáticos–, la sociedad griega se pronunció en contra de la firma del nuevo paquete de préstamos y medidas de austeridad con un rotundo NO. El gobierno de Tsipras buscaba respaldo para negociar y ha recibido un empujón tan fuerte que ha quedado aturdido.

Aunque la política de este gobierno ha sido siempre de reforma –nunca de ruptura– y declaradamente decidida a permanecer en la UE y en la Eurozona para intentar “cambiarlas desde dentro”, se supone que, tras el inequívoco mensaje del referéndum del domingo, iría a combatir el lunes, con fuerzas renovadas, la intransigencia proverbial de las “Instituciones”. El gobierno griego tiene ahora en su mano varias cartas muy fuertes: el 61% de NO consolidado mediante referéndum, la declaración del FMI sobre la inviabilidad de la deuda si no se procede a una importante quita, la reciente declaración de expertos en Derechos Humanos de la ONU (30/6/2015) sobre la violación de lo dispuesto en la Carta de Naciones Unidas (Art. 103) y en la Convención de Viena sobre el Derecho de los tratados (Art. 53) por parte del Acuerdo de Préstamo y de los memoranda de la Troika, y el informe de la Comisión de la Verdad sobre la deuda griega –constituida a instancias del propio gobierno y presidida por Eric Toussaint–, que concluye que, en un altísimo porcentaje, la deuda es odiosa e ilegal.

Tras la estentórea negativa del referéndum del domingo, lo esperable es que el gobierno griego cogiera éstas y otras cartas y fuera al Eurogrupo a defender con la cabeza alta los derechos y las necesidades de una población depauperada y esquilmada sistemáticamente durante los últimos cinco años. Sin embargo, a la mañana siguiente del referéndum, el ministro Varoufakis se inmola en aras de un rápido acuerdo, el gobierno de Tsipras le sirve al Eurogrupo la cabeza de su más incómodo interlocutor, ocupa su cartera un nuevo ministro de tono moderado, se convoca urgentemente una cumbre de líderes políticos griegos para acudir al Eurogrupo con una propuesta consensuada con los partidos “pro-rescate”, y se llega finalmente a la mesa de las negociaciones sin siquiera un texto escrito que fije claramente la nueva propuesta de Grecia. Algo raro esta pasando, y en cuestión de horas. Esperemos que el gobierno de Tsipras no se equivoque peligrosamente al interpretar la voluntad política expresada el domingo en su sorpresivo referéndum.

Desde el pasado sábado, los grandes medios informativos de toda Europa recorren las calles de Atenas buscando desesperadamente la imagen del caos. Sin lugar a dudas, si el gobierno griego hubiera firmado la propuesta del Eurogrupo, todo sería NORMALIDAD. Y Grecia no saldría en las portadas ni en los telediarios. Los bancos estarían abiertos y todo sería NORMALIDAD: una deuda del 175% del PIB que sigue creciendo tras dedicar 460.000 millones a su amortización e intereses, un 25% de disminución del PIB en los años de los “rescates”, un 26% de paro (más del 55% en el caso de los jóvenes), un 30% de empresas cerradas , un 38% de reducción salarial media, un 45% de reducción de pensiones media, 300.000 jóvenes cualificados emigrando, 500.000 familias alimentadas cada día en los comedores populares de la Iglesia, un 42% del aumento de la mortalidad infantil, el mayor plan de privatizaciones del mundo, y casi dos personas suicidándose al día durante los últimos cinco años. Todo NORMAL. Y hay que decir que sí para que no nos cierren los bancos (que seguimos recapitalizando con nuestras privaciones) y todo siga siendo NORMAL.

La Unión Europea y el euro han dejado bien claro lo que son para quien no se niegue a verlo: una construcción para convertir el poder “de facto” de ciertas élites en un sólido poder “de iure”, sorteando cualquier resistencia:  los Estados tradicionales, la soberanía nacional, la política como defensa del interés común, la propia democracia, incluso los derechos y las necesidades básicas de las personas. La Unión Europea y el euro son incompatibles con esto, y así lo demuestran con su actitud. Por eso no quieren referéndum, quieren sólo acatación. Es hora de que la sociedad griega –y la de los demás países europeos– depongan su miedo infundido, asuman con valor todo el riesgo que haya que asumir, y decidan de una vez si toman las riendas de su propio destino o las dejan confiadamente en manos de sus dudosos acreedores. Basta ya de NORMALIDAD. Digamos NO, asumiendo el riesgo.

FaLang translation system by Faboba

Copyright © Pedro Olalla 2016

Web Hosting and Design by web+