Archivo

Powered by mod LCA

Esta sección reúne, a manera de archivo, diversas reflexiones que, sobre la difícil situación que vive Grecia, he ido publicando en los últimos tiempos a la par de los hechos. Han surgido en Atenas, del contacto diario con la calle, con el abuso, con la mentira, con la pasividad, con la impotencia y con la injusticia. Afortunadamente, han encontrado eco en numerosos rincones del ciberespacio, han corrido de blog en blog, han llegado a los medios “oficiales” y, en ocasiones, han regresado en forma de pequeños mensajes para darme la más profunda alegría que puede recibir quien pone por escrito un pensamiento: la de saber que hay alguien, en algún lugar, que agradece leerlo. Todos esos testimonios –los que me apoyan y los que me critican– me han ayudado a comprender mejor el mundo en que vivimos. Por eso merece la pena escribir.

 



 

 

Mi agradecimiento
especial al periódico
La Nueva España ,
al sitio web
La Pasión Griega
   y a todos los que
dan alas a mi voz.

Entrevista con Pedro Olalla en e-roi (16/12/14)
España vota una ley "mordaza" 

"Motivator" conversa con Pedro Olalla acerca de la ley "mordaza" que, en estos momentos, promueve el gobierno conservador de España. (Entrevista en griego)

e-roi
Martes 16/12, 12:00 h.

Attac TV

Situación política en Grecia - Pedro Olalla από attactv

Entrevista en ATTAC TV  16 de mayo de 2014 

  Teresa Yusta RADIO EUSKADI            

Entrevista

"El cuarto mundo"

Teresa Yusta entrevista a Pedro Olalla en Radio Euskadi sobre la pobreza en el mundo desarrollado, la situación actual de Grecia y las consecuencias del euro y las políticas comunitarias.

Radio Euskadi
Domingo 2 de febrero de 2014

Escuche la entrevista AQUÍ

 

Pedro Olalla: "La cuarta parte de la población griega vive por debajo del umbral de la pobreza"

Nuestro lector del mes lleva 20 años viviendo en Grecia y nos cuenta la dura situación que el país vive a nivel económico y social | Cree que una posible solución sería la salida de Grecia de la Unión Europea

El lector del mes | 31/12/2013 - 00:18h

Pulse para leer la entrevista en el sitio web de La Vanguardia y ver vídeo adjunto

Pedro Olalla vive en Grecia desde hace dos décadas y en los últimos años ha podido ver como el país se empobrece a gran velocidad, como el gobierno actúa sin tener en cuenta al pueblo, como se privatizan gran cantidad de servicios sociales, y como se abre una brecha insalvable entre la ciudadanía y el poder político. Como lector corresponsal de LaVanguardia.com Pedro Olalla ha relatado, durante dos años, como se vive la crisis en Grecia. Ahora al final de 2013 nos valora todo lo que ha visto, lo que ha vivido y lo que él cree que le espera a Grecia en un futuro.

¿Cómo valora usted la situación social y económica de Grecia durante este año 2013?
Creo que, si somos objetivos y sinceros, sólo puede decirse que el balance es deplorable. Me gustaría decir otra cosa, porque Grecia es un país al que amo y en el que vivo desde hace veinte años. Pero lo peor es que este balance era absolutamente previsible, y que los más directos responsables lo saben.

¿Cómo ha evolucionado la relación entre la sociedad y la política durante este año?
Podría decirse que ha seguido avanzando en el distanciamiento. Cada vez es mayor la brecha entre «ellos» y «nosotros», y esto es un gran problema, porque, en una verdadera democracia, la política debe ser un «nosotros». Sin embargo, aún son muchos quienes confían en el espejismo de que sean «ellos» quienes arreglen la situación. Todavía es mucha la gente que, en realidad, no quiere que las cosas cambien: sólo quiere despertarse un día y que las cosas sean «como antes». Sin embargo, la realidad es que los cambios profundos que nuestra situación actual demanda no van a venir nunca propiciados desde las cúpulas, sencillamente porque van en contra de sus intereses. Esta es la razón por la que, si queremos que exista democracia y justicia, la sociedad debe reconquistar la política.

¿Qué tipo de medidas ha impuesto el gobierno griego para mejorar esta situación de crisis y desafección política?
En mi opinión, ninguna. Ninguna de las medidas que se están aplicando en los últimos años va encaminada realmente a subvertir esta situación. Hasta el momento –y a los hechos me remito–, todas las medidas que se han aplicado han ido orientadas a la salvaguarda de los intereses de los acreedores y de las élites locales y foráneas que han generado este proceso y que se benefician de él. Para el resto de la población, la situación empeora día a día, y de forma cada vez más violenta.
En cuanto a la desafección política, el sistema no hace más que lo que le conviene: fomentarla. Se cultiva estratégicamente la desinformación y la falacia, se criminalizan las acciones de reivindicación política para poder hacerles frente como meras cuestiones de orden público, se condena a los «activistas» y a los «radicales», mostrando al mismo tiempo una condescendencia infinita con los incontables apáticos. Y sin embargo, por mucho que nos lo presenten siempre como una amenaza, la democracia en el mundo no peligra por los «radicalismos» de unos pocos: peligra sobre todo por la tibieza de los muchos, por la indiferencia de los muchos, y por el distanciamiento y la desafección de los muchos.

¿En que situación económica se encuentra la sociedad griega después de un año más de crisis?
Desde hace ya tiempo, se encuentra en la caquexia, por usar un triste término griego. La mayoría de las familias ha perdido más del cincuenta por ciento de su poder adquisitivo. La cuarta parte de la población vive por debajo del umbral de la pobreza. Y el único resultado realmente incuestionable de la política aplicada está siendo el expolio: una sociedad anónima de derecho privado regida por tecnócratas del ámbito financiero y empresarial ejecuta de manera implacable el mayor programa de privatizaciones que actualmente se realiza en el mundo; los servicios públicos –dinamitados previa y premeditadamente por el clientelismo político y por una administración irresponsable– corren ahora a manos de corporaciones privadas ávidas de hacerse con su prometedora gestión; la democracia ha presenciado miles de movilizaciones en su nombre sofocadas con armas químicas y abultados dispositivos antidisturbios, ha conocido un presidente de gobierno impuesto por los acreedores, ha tenido elecciones donde han triunfado el miedo y el inmovilismo, está representada por diputados que no se atreven a circular entre los ciudadanos, y asiste cada día a un parlamento donde los «compromisos internacionales» marcan la pauta de gobierno por encima y en contra de los derechos y las necesidades del pueblo y faltando a los principios constitucionales; el mercado laboral –a base de rebajar salarios y hacer crecer el paro y la precariedad– está lleno de gente dispuesta a cualquier cosa, incluso a trabajar sin cobrar con la ilusión perversa de conservar su empleo un tiempo más; la pérdida de conquistas sociales se traduce en imágenes cotidianas de despedidos sin derecho al subsidio, de jubilados hurgando en la basura, de hospitales sin gasas, de farmacias sin medicamentos, de familias sin electricidad y sin petróleo, de colas ingentes en las cocinas de beneficencia, de proselitismo nazi a cambio de alimento, de violencia policial y de ataques furibundos a los inmigrantes. Y el año que viene, gran parte de la población seguiremos cubriendo nuestras necesidades básicas con nuestros ahorros, mientras nos queden.

¿El 2013 ha empobrecido mucho más la economía griega?
No se puede negar. Sin ir más lejos, la política «para atraer inversores» –altar sobre el que se han sacrificado sin escrúpulos ingentes recursos materiales y derechos fundamentales de las personas– ha «conseguido» situar a Grecia en el séptimo puesto por la cola en el ranking mundial de inversiones, tan sólo por delante de países en estado de crisis humanitaria o guerra, como Suazilandia, Yemen, Eritrea, Sudán del Sur y Guinea Bisáu, o de otro país felizmente «rescatado», como Irlanda.

El suicidio, ¿es una problemática que ha aumentado en 2013? ¿En que situación se encuentran las personas que recurren al suicidio para acabar con sus problemas?
En los últimos cuatro años, más de dos mil quinientas personas se han quitado la vida. Que se sepa; porque muchas familias lo ocultan por cuestiones de fe, por dolor, por vergüenza. Desde que empezó la «crisis» hasta hoy, más de una persona se ha suicidado cada día. Sólo esto debería bastar para tomar conciencia suficiente de la tragedia, para demostrar y condenar el abominable fracaso. Quien recurre al suicidio, hoy, en Grecia, es porque le han arrebatado la ilusión por la vida y los medios para mantenerla dignamente.

Explíquenos la situación de la educación y el profesorado en Grecia. ¿Es cierto que la policía obligó en mayo a los docentes a prestar su servicio para que no pudieran declararse en huelga?
Sí, así de democrático. El gobierno envío a la policía a casa de los ciudadanos para intimidarles y para disuadirles de ejercer su derecho a la huelga. Y no es que el gobierno dé mucha importancia a las huelgas, porque las varias generales y las más de tres mil movilizaciones que ha habido en los últimos años no han conseguido apartar ni un ápice la política gubernamental de la hoja de ruta señalada por la Troika. Las huelgas no le importan nada; sólo en el caso de que una circunstancia eventual –como la coincidencia con los exámenes de selectividad– pueda potenciar sensiblemente su efecto: entonces se prohiben por decreto y se envía a domicilio a la policía. La razón que se esgrime, claro está, es la del interés común. Pero al pueblo corresponde valorar con firmeza y con responsabilidad si son los eventuales docentes huelguistas o es la política gubernamental de los últimos tiempos lo que amenaza realmente este sólido principio.

¿Qué tipo de información sobre Grecia se omite en los medios de comunicación europeos?
De Grecia se habla poco y de forma tendenciosa, porque conviene hacer creer que los problemas son endémicos y no epidémicos. Sin embargo, en Grecia, en España, en Europa y en el mundo, la situación actual se debe en el fondo a lo mismo: a los intereses y el corporativismo de las élites dominantes, y a la credulidad y la pasividad de la «ciudadanía» (o de los dominados). Sólo reflexionando, compartiendo y actuando en común y sin miedo podemos conseguir crear una alternativa urgente a esta situación. Si los pueblos de Europa conseguimos salir de la apatía y la resignación, la humanidad entera dará un paso adelante. Si no lo conseguimos, pronto dará muchos pasos atrás.

¿Cree usted que Europa tendría que conocer más a fondo la situación que atraviesa el país? ¿Qué se tendría que saber?
Evidentemente. Tendría que saberse el modo exacto en que «se maquillaron las cuentas» para participar en la creación del euro, en que se volvieron a maquillar para abrirle las puertas a la Troika, y en que ahora se maquillan de nuevo para presentar un ridículo crecimiento. Tendría que saberse qué significa el euro realmente y a qué intereses sirve. Tendrían que ser públicos los nombres y las caras de los beneficiarios directos de la falacia y la injusticia en que vivimos.

¿Cree que la situación en Grecia mejorará en el próximo año?
No. Los hechos dejan claro que empeorará, excepto si llegara a obrarse un cambio de política muy radical. El gobierno actual no tiene nada que ofrecer al país. Es más, el continuismo en esta línea desde cualquier gobierno no conduce más que al empobrecimiento del pueblo, al trasvase acelerado de la riqueza común a menos manos, a la reducción progresiva de las conquistas sociales y democráticas, a la pérdida de la soberanía y de la libertad a manos de los «acreedores» y a la disolución de facto del Estado griego. No basta un cambio de gobierno o unas elecciones si con ello no se rompe con los «compromisos» adquiridos y con la política de endeudamiento y rescate. Si dentro de la Unión Europea no se crea urgentemente un frente común entre los pueblos para obligar con decisión a las instituciones de gobierno a construir un proyecto realmente democrático y solidario –cosa que se demora pese a la grave situación de muchos países–, la Unión Europea será en el fondo una régimen de tiranía, y Grecia sólo podrá salvarse fuera de ella, con una refundación del Estado. Disolución del parlamento, asamblea constituyente, nueva Constitución, moneda propia... Una sucesión de Estado, como se denomina en el derecho internacional, donde ese nuevo Estado tenga margen para decidir qué compromisos asume o no de los contraídos por el Estado anterior.

¿Cuántos años más de crisis le quedan a Grecia?
Para mí, hay dos respuestas: o los que decidan sus «acreedores» (que es en lo que estamos ahora), o los que decida su «ciudadanía». El problema es que la «ciudadanía» es aún muy débil, muy poco organizada, que hay que nombrarla aún «entre comillas».

Pulse para leer la entrevista en el sitio web de La Vanguardia y ver vídeo adjunto

FaLang translation system by Faboba

Copyright © Pedro Olalla 2016

Web Hosting and Design by web+